Saltear al contenido principal

Las due diligence de ESG se posicionan con fuerza y se equiparan a las financieras según informe Aon

El informe identifica tres aspectos importantes:

  1. Los expertos destacan la necesidad de modificar el enfoque para identificar riesgos y mejorar su categorización, lo que resulta crucial en un complejo marco transaccional como el actual.
  2. Los asesores ya equiparan la importancia de cuestiones relativas a ESG (medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) o de procesos de digitalización con las consideraciones incluidas en due diligence financieras.
  3. Cuantificar el comportamiento de una compañía en el ámbito digital y la relevancia de los ciberriesgos que pueden afectar a su operativa es fundamental para dimensionar el potencial y la escalabilidad de su negocio

A través de entrevistas a expertos de renombre en el sector de M&A, el informe destaca las complejidades que afronta este mercado y pone de manifiesto cómo estos nuevos elementos demandan innovación por parte de las compañías, con el fin de garantizar la creación de valor y la identificación adecuada de los riesgos subyacentes.

Alistair Lester, Global Co-CEO of M&A and Transaction Solutions de Aon, afirma: «Atrás quedaron los días en los que nos centrábamos únicamente en las cuentas de resultados, el flujo de caja y el balance de situación para realizar una correcta valoración de una transacción. Este informe demuestra que los enfoques tradicionales a la hora de afrontar un proceso de due diligence han quedado obsoletos”.

Lucas López Vázquez, Head of M&A and Transaction Solutions de Aon Iberia, comenta: “Hoy en día, tanto compradores como vendedores deben evaluar las prácticas ESG, la digitalización, los recursos tecnológicos y la relevancia de activos de intangibles de una compañía con la misma atención con la que examinan la información financiera. Para ello, se necesitarán asesores externos o la contratación de especialistas que proporcionen una visión experta, utilizando tanto datos públicos como información interna del cliente para ayudar a cuantificar y valorar los activos, identificar y mitigar los riesgos, y, en esencia, garantizar un adecuado proceso de toma de decisión».

Consultar el informe completo aquí.

Volver arriba
Buscar